Un extracto de

EL CORAZÓN DEL ASUNTO

Amor,

Información y

Análisis Transaccional

 

Claude M. Steiner PhD

Editorial Jeder

[ jeder: uno cualquiera ]

Sevilla - España

                                            Regresar a Home page?

Título original:

 THE HEART OF THE MATTER

© Autor: Claude M. Steiner, PhD

 

© Traducción: Susana Arjona Murube

Agustín Devós Cerezo

Jesús Laguna Gómez

Francisco José Navarro Molina

Enrique Sánchez Arredondo

Alejandro Vélez Arana

© De esta edición: Editorial Jeder

Colección: Análisis Transaccional

Maquetación: Editorial Jeder

Diseño e ilustración de cubierta: 3dearte.com

Comunicación y prensa: Editorial Jeder

Edición no venal. Prohibida su venta.

Este extracto es de libre circulación. Puede hacer cuantas copias quiera o en-viarlo a quien desee. La única restricción se refiere a la integridad del texto. Ha de ser respetado tal cual está y no se autoriza a ningún tipo de modificación.

Esta edición es nuestra pequeña contribución para la celebración del Congreso de ITAA celebrado en Lima (Perú) en agosto de 2.009. Con “nuestra” nos refe-rimos a la contribución de todas las personas que han colaborado para que usted tenga este documento en sus manos. Es fruto del trabajo del autor, el prologuis-ta, el equipo de traducción, asociaciones como APDEH, ATA, ACAT y AES-PAT, libreros amigos y otras personas que a título particular y de manera desinte-resada han hecho posible este trabajo con sus consejos, sugerencias y esfuerzo.

Queremos señalar que este avance del próximo libro está aún pendiente de co-rregir, y por ello les pedimos disculpas por los errores que se nos han deslizado.

Editorial Jeder es una marca registrada de Gisper Andalucía, S.L.

© Gisper Andalucía, S.L.

C/ Fernando IV, 7

41011 - Sevilla

www.jederlibros.com


4

PRÓLOGO POR TERRY BERNE  

Siempre he pensado que los objetivos del Análisis Transaccional implican necesariamente una visión más allá del bienestar personal o de la búsqueda del mismo. En su forma más elemental, el con-cepto de transacción implica un encuentro entre dos personas, ma-nifestado mediante un diálogo de complejidad variable que frecuen-temente está gobernado por motivos ulteriores explícitos o implíci-tos. No obstante, en la práctica este paradigma básico se extiende a todo el círculo de los contactos activos de un individuo y sus tratos cotidianos por el ancho mundo, incluyendo familia, amigos, cono-cidos y compañeros de trabajo, y por tanto se expande inevitable-mente más allá del círculo social más íntimo del individuo. De hecho, la sociedad se define por la totalidad colectiva de esas inter-acciones diarias, que difieren en cierta medida según las tradiciones, las convenciones sociales y creencias, diferentes en mayor o menor medida según cada cultura.

Me cuento entre aquellos que creen que lo personal y lo social se entrecruzan inevitablemente, y que el verdadero fundamento del Análisis Transaccional es un reconocimiento de ese hecho, incluso aunque el foco fundamental está en las actitudes y conductas indi-viduales con respecto a sus encuentros sociales más inmediatos. Si de alguna manera la salud mental busca o persigue la integración social, entonces no se puede evitar ni ignorar una consciencia de las cuestiones principales sobre lo que constituye una sociedad sana.

Creo que el AT, al igual que otros métodos terapéuticos, debe evolucionar necesariamente hacia nociones que afronten de manera activa los efectos e influencias que nuestro mundo, cada vez más interconectado y saturado de información, está indudablemente ejerciendo en nuestra psicología colectiva. La psicología es tanto un intento antiguo como —en su más empírica y moderna metamor-fosis— una manera asombrosamente reciente de describir y desen-trañar las relaciones humanas —trágicas, absurdas, conmovedores y a veces también inspiradoras— con el mundo que nos rodea y es-pecialmente con otros humanos. ¿Es simplemente irónico, y quizá un signo vacilante mas no fatídico de ajuste a realidades globales, que mientras el mundo se hace cada vez más pequeño, sólo se vean aumentadas la violencia, el hambre, las luchas étnicas y la guerra?, ¿o, como sospecho, esto es un síntoma aún más profundo y fatídi-co de las incapacidades humanas?

Como Claude Steiner señala en este libro con tanta urgencia, la más obvia —pero también la más obviada— de las soluciones po-sibles que tenemos a nuestra disposición, el amor, resulta una emo-ción despreciada y en peligro de extinción. Como él mismo indica, «…están proliferando los patrones culturales del cinismo y la sole-dad, y se están situando como obstáculos para nuestras capacidades y habilidades para amar».

El amor conlleva el desarrollo de muchas de nuestras aptitudes más valiosas ya que demanda comprensión, inteligencia, empatía y sobre todo honestidad. Como Steiner afirma más adelante, «El amor es una fuerza para la acción colectiva en nombre de la libertad y del poder de las personas». Y es el amor lo que debemos cuidar y fomentar a toda costa. Es cuestión de vida o muerte.

Terry Berne, Mayo de 2009


INTRODUCCIÓN

Afirmaría que, a lo largo de una vida larga y colorida, mi propó-sito ha sido ser útil para que las personas desarrollen y disfruten la plenitud de sus poderes mediante el uso de las herramientas del análisis transaccional. Es imposible desarrollar el potencial propio en el vacío; para crecer con fuerza necesitamos que otros lo hagan con nosotros. En consecuencia, de la misma manera me he envuel-to en el desarrollo de sistemas para crear y mantener las redes so-ciales y cooperativas que den poder a todas las personas para que logren su potencial.

Mi convencimiento ha sido que durante milenios los seres humanos hemos vivido bajo la dominación ininterrumpida de un orden social opresivo. Este sistema es el descendiente «civilizado» de la estructura social de los simios, el orden jerárquico mediante el que se organizan los grupos de primates, una forma social de orga-nización profundamente territorial y estratificada. Esta anciana es-tructura de poder explota a la mayoría de seres humanos en benefi-cio de una élite minoritaria de hombres poderosos y de su escogida descendencia, dejando para el resto una lucha por la mera supervi-vencia.

Este esquema —el Patriarcado— que ha minado el potencial co-lectivo de la humanidad no ha tenido alternativa hasta el adveni-miento de la democracia. Desde que emergieron las primeras for-mas imperfectas de democracia, el principio de que todo el mundo nace con iguales derechos, especialmente el derecho a desarrollar libremente su potencial, ha ganado cada vez más vigencia. Aun imperfecta tal y como es la democracia en su estado presente, es el mejor sistema que poseemos para permitir a cada persona tener la oportunidad de desarrollarse plenamente. Este es el marco históri-co para las ideas que ofrezco aquí, ideas que pretenden ayudar a la gente en su labor de realización personal.

Soy un ferviente analista transaccional con devoción por el estu-dio y desarrollo del análisis transaccional. El análisis transaccional lo creó Eric Berne en los años cincuenta, y disfrutó de gran reco-nocimiento y popularidad en los Estados Unidos en los setenta. En todos esos años desde sus inicios, y mientras palidecía en los Esta-dos Unidos, ha crecido y se ha convertido en un movimiento global y es muchas cosas para mucha gente. No obstante hay un denomi-nador común que caracteriza al análisis transaccional por todo el mundo; la creencia de que al nacer todos estamos bien y el hecho de que ofrece las herramientas necesarias para completar el poten-cial de crecimiento de las personas, su bienestar y su plena expre-sión personal.

Miles de millones de personas por todo el mundo claman por la libertad y millones están activamente implicados en traerla bajo multitud de formas. Como mi contribución, espero aclarar la natu-raleza y promover el desarrollo de las relaciones personales demo-cráticas.

Mi deseo es contribuir a esta búsqueda proporcionando las herramientas prácticas y necesarias, centradas en el amor, para pro-gresar en la cooperación democrática y en la libertad en nivel de pequeños grupos y en las relaciones de persona a persona. Para esta tarea propongo usar las herramientas del análisis transaccional, am-pliadas por las capacidades que se están desarrollando en la era de la información.

Baso mi trabajo en ciertas ideas seleccionadas del pensamiento de Berne. Están en cursiva sus propias y a veces chifladas palabras, que ponía por escrito de vez en cuando, pero que impartía verbal-mente a mí y a sus colegas:

a. La gente tiene tres estados del yo distintos a su disposición —Padre, Adulto y Niño— todos ellos capaces de funciones específi-cas y valiosas. «Todo el mundo es tres personas».

b. Todo el mundo tiene un estado del yo objetivo, procesador de la información, que resuelve problemas –el Adulto– capaz de ser desarrollado y mejorado. «El Adulto es una computadora humana. Cuando tengas problemas ¡piensa!».

c. Toda persona nace con capacidad para la espontaneidad, la consciencia y la intimidad inherentes al estado del yo Niño: «La posición universal es: ‘Yo estoy bien /Tú estás bien’», «El Niño es la mejor parte de la personalidad».

d. El estado del yo Padre es el recipiente de la tradición prejui-ciosa y tiene dos encarnaciones posibles: el Padre Nutricio y el Pa-dre Crítico.

e. Las personas viven sus vidas según guiones limitadores deci-didos en su infancia sobre la base de influencias externas sobre la persona joven. «La gente nace príncipe o princesa hasta que sus padres los convierten en ranas».

f. Las caricias, la unidad social de reconocimiento, son esenciales para la supervivencia. «Si no te acarician se te secará la médula».

g. La gente está obligada por sus guiones a jugar juegos psicoló-gicos para, en parte, conseguir las caricias necesarias. «Los juegos sustituyen a la intimidad».

h. Las decisiones tempranas del guión se pueden revocar. «Pue-des cerrar el telón y poner en escena una obra mejor; los guiones se pueden redecidir».

i. El análisis transaccional es un método para aportar el cambio deseado mediante el uso del Adulto. «Haz contratos», «Consigue el control Adulto», «¡Cura a la gente!».

j. Para aportar el cambio, el análisis transaccional habla y escribe en un lenguaje comprensible para el ciudadano medio. «Hablamos con un lenguaje claro, comprensible para alguien de dieciséis años, libre de cháchara o de polisílabos que empañen».

Dado que las caricias serán centrales en este libro, déjame que aporte una definición de su best-seller, Los Juegos en que participamos (1964), en el cual presenta el concepto de caricia:

«Una caricia es la unidad fundamental de la acción social... un acto que implica el reconocimiento de la presencia de otra persona».

Durante el medio siglo en el que mi interés principal fue el análi-sis transaccional, he desarrollado otras visiones propias añadidas que resumo a continuación:

a. El amor es la fuerza de poder fundamental en las relaciones humanas. La transacción básica de amor es la caricia positiva.

b. Muchas más personas de las que se dan cuenta sobreviven ba-jo una insuficiente dieta de inanición de caricias positivas.

c. La escasez de amor es el resultado de una «economía de cari-cias» reforzada por el estado del yo del Padre Crítico, que mantiene a las personas impotentes, deprimidas, temerosas y desesperadas.

d. Las personas hambrientas de caricias buscarán y aceptarán ca-ricias negativas, necesarias pero emocionalmente debilitadoras, cuando no sean capaces de obtener caricias positivas.

e. Las caricias negativas se generan al participar en juegos psico-lógicos y al representar los tres papeles fundamentales de los jue-gos; Salvador, Perseguidor y Víctima.

f. Para que un guión perdure, se debe participar en los juegos que sustentan al guión. Eliminando los juegos minamos los funda-mentos del guión de un individuo. Derrotar a la economía de cari-cias al aprender a dar y recibir libremente las caricias positivas hace a los juegos innecesarios como fuente de caricias y ayuda a las per-sonas a zafarse de sus guiones.

g. Para derrotar a la economía de caricias es necesario aislar y eliminar la influencia controladora del Padre Crítico, para que así los poderes innatos del amor de la persona queden libres para des-arrollarse.

i. El amor, en un entorno social cooperativo y democrático, es un poderoso facilitador del poder personal, de la esperanza y de la seguridad. Los abusos de poder y los juegos de poder tienen el efecto opuesto y generan en cambio impotencia, inseguridad, odio y temor. Éstas ideas, las de Berne y las mías, son las piedras angulares de un punto de vista que he estado desarrollando desde que en 1971 escribí Los guiones que vivimos. Llamo a este punto de vista «Análisis Transaccional Centrado en el Corazón».

Mi tesis, en una frase algo larga, pero espero que significativa, es la siguiente:

El potencial pleno de la humanidad para el amor, la alegría y el pensamiento productivo se ha suprimido selectivamente durante siglos por un sistema social autoritario y abusivo con la colaboración activa del Padre Crítico que hay en cada per-sona. Se puede liberar este potencial reprimido mediante una cooperación democrática, centrada en el corazón, basada en la información, libre de juegos de poder, y facilitada por el análisis transaccional.

 

 

SEGUNDA PARTE. INTRODUCCIÓN; METÁFORA, MÉTODO, CIENCIA

El Análisis Transaccional Centrado en la Caricia es una elabora-ción y, a veces, una desviación del punto de vista de Berne; el pro-pósito de esta parte del libro es presentar estas ideas tan concisa y claramente como sea posible.

Antes de proceder quiero hacer algunas observaciones sobre la naturaleza de las teorías del comportamiento en general y sobre el análisis transaccional en particular. Teorías como las de Sigmund Freud, Carl Jung, Wilhelm Reich, Alfred Adler, Albert Ellis, Ges-talt, cognitivo-conductual, programación neurolingüística (PNL), Desensibilización y reproceso por el movimiento de los ojos (EMDR), terapia centrada en el cliente y el método de los doce pasos así como el análisis transaccional se pueden considerar desde varias perspectivas; como metáforas, como método y como ciencia. (Método y ciencia son conceptos claros, elaboraré a continuación el de metáforas).

Cada una de las teorías nombradas anteriormente contiene una mezcla de los tres aspectos. Algunas son densas en metáforas y metodología (Freud, Gestalt), algunas lo son en metodología y ciencia (Ellis, cognitivo-conductual), algunas están repletas de mé-todo (Gestalt, terapia centrada en el cliente, doce pasos), y así suce-sivamente. En general el desarrollo de las teorías psicológicas va por fases. Tienen inicio cuando un método parece tener éxito en crear un cambio beneficioso. El éxito lleva a una explicación meta-fórica, que provoca una investigación que puede generar la valida-ción de la teoría. Como ejemplo, los efectos beneficiosos de la conversación llevó a la «cura por el habla» que posteriormente fue ela-borada como teoría psicoanalítica, un conjunto de complejas metá-foras. Finalmente, una vez que las metáforas y el método psicoana-lítico mostraron alguna promesa, se emprendió la investigación científica que no logró validar algunas de las metáforas (el id, com-plejo de Edipo, envidia del pene) ni algunos métodos (libre asocia-ción, interpretación, análisis de la transferencia), mientras que otros conceptos psicoanalíticos se establecieron a sí mismos como váli-dos (la importancia de los dramas y traumas infantiles, la relevancia del instinto y la emoción, la interacción entre los procesos mentales y somáticos, el valor de la catarsis).

Por el momento, el análisis transaccional participa de los tres as-pectos de este proceso:

1. Metáfora. El análisis transaccional comenzó como una colec-ción de metáforas cautivadoras, aforismos llamativos y neologismos que fueron la base de su popularidad en los setenta. Una metáfora es una figura retórica que conecta directamente dos o más cosas aparentemente no relacionadas para aclarar la naturaleza de una de ellas como igual a la segunda de una manera intuitiva y apreciable. Por ejemplo, Juan se da la vuelta mientras Tamara está llorando, y Tamara lo acusa de tener el corazón duro. «Corazón duro» es una metáfora para la falta de sentimiento y de compasión. Aquí «duro» (metáfora de falta de sentimientos) y «corazón» (metáfora del amor) están conectados en un acto aparentemente no relacionado, la reac-ción no compasiva de Juan a las lágrimas de Tamara. Mientras que no hay una conexión objetiva entre dureza, corazón y falta de com-pasión, las palabras tienen el poder de darle sentido a las metáforas y de evocar una imagen significativa en la mente de Juan; él sabe qué es lo que ella quiere decir.

Las metáforas siempre han precedido al hallazgo científico. An-tes de que la teoría de los gérmenes se desarrollase, los científicos de la medicina culpaban de la enfermedad a la miasma o al mal aire. La metáfora fue ampliamente aceptada porque tenía una validez intuitiva. Crear una asociación entre suciedad y enfermedad pavi-mentó el camino para la moderna teoría de los gérmenes. Por otro lado, una metáfora medieval muy popular —equilibrar los humores—justificaba las sangrías, sacar sangre a un paciente como parte de un proceso para «equilibrar» los cuatro «humores corporales» (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra). Se pensaba que este equi-librio era necesario para que el cuerpo humano funcionara adecua-damente. Por añadidura, se pensaba que cualquier persona «sanguí-nea», hiperactiva o bulliciosa padecía de un exceso de sangre y po-día mejorar sangrándole. Estas metáforas no tenían base alguna en la realidad; no llevaban a ninguna validación científica y fueron fi-nalmente abandonadas. Si triunfaron por poco tiempo como méto-do fue sólo por un efecto placebo. Algunas metáforas son mejores que otras.

El análisis transaccional está repleto de metáforas. En la teoría de los estados del yo, ciertos comportamientos impulsivos irracio-nales están conectados con la infancia, generando la metáfora del estado del yo Niño. «Yo estoy bien» viene a significar sentirse bien sobre uno mismo, tres círculos apilados uno sobre otro viene a significar una persona; una flecha entre dos estados del yo repre-sentan una transacción, y así sucesivamente. Estas metáforas son aceptadas y usadas como conceptos atractivos e inteligentemente efectivos más que como rigurosas realidades científicas.

2. Metodología. El análisis transaccional no hubiera tenido una credibilidad duradera si solamente se hubiera basado en metáforas. También es un método pragmático basado en la información que produce conductas humanas deseables y cambios; un desarrollo heurístico de útiles técnicas conductuales y cognitivas; una moderna práctica terapéutica/educacional basada en una teoría coherente y persistente; y un método verificado con el ensayo y el error. La efectividad del acercamiento del análisis transaccional, evaluada por sus clientes, ha sido apoyada por una investigación repetida y rigu-rosa llevada a cabo por Ted Novey (2.002).

3. Ciencia. Añadido a ser un intento altamente metafórico y un método testado en el campo, el análisis transaccional es una teoría de la personalidad basada en información científica. Desde el inicio, Berne partió de hallazgos científicos de la psicología social, la neu-rología, y la ciencia evolutiva de su época. Investigaciones científi-cas actuales en las ciencias sociales continúan validando las proposiciones fundamentales del análisis transaccional: contratos, caricias, estar bien, guiones (Steiner, 2.003). La duración y aceptación de estos conceptos, formulados hace medio siglo, demuestran la natu-raleza visionaria de la teoría y el método de Berne.

No todos los conceptos del análisis transaccional tienen esa fuerte presencia en las tres áreas (metáfora, método y ciencia). Al-gunos no tienen presencia alguna excepto como metáfora.

Como ejemplo, los tres estados del yo, el mayor icono del análi-sis transaccional, no han sido validados por ninguna investigación de otros colegas científicos y por tanto no tienen prestigio científi-co. Y aun así los estados del yo son la razón mencionada más a menudo por las personas interesadas en el análisis transaccional, ya que resultan muy útiles como poderosas metáforas. Esto presenta un problema cuando los analistas transaccionales, dado el gran inte-rés en los estados del yo, intentan desarrollar una teoría de los esta-dos del yo y caen en el error de la hipostasía, la falacia de la concre-ción inapropiada.

Hipostatar es lo que hacemos cuando hablamos de metáforas como si representasen fenómenos reales y medibles. Si los estados del yo son metáforas, no podemos «estudiarlos» como si fueran realidades validadas y contrastadas. Extensiones aún más amplias de la teoría de los estados del yo se tornan cada vez menos signifi-cativos y comienzan a remedar a los debates medievales sobre cuántos ángeles pueden bailar sobre la punta de un alfiler. Lo mis-mo es cierto para la proliferación de flechas en la matriz del guión, la multiplicación de drivers en un guión o cualquier otra hiperexten-sión de las metáforas del análisis transaccional.

Aún así, sin necesidad de hiperextender la metáfora de los esta-dos del yo, los podemos tomar muy en serio; son la base de un método extremadamente atractivo y efectivo para provocar cam-bios importantes y deseados.

Esto es importante para aquellos que desean tener reconocido el análisis transaccional por los profesionales y académicos. Cuando hablamos abiertamente de estados del yo o de otras metáforas del análisis transaccional como realidades reconocidas más que de un método y metáforas pragmáticas y útiles, se nos percibe como ingenuos, estrechos de miras y poco sofisticados por los profesiona-les del terreno. Para aquellos transaccionalistas que buscan un lugar en la comunidad científica y académica y anhelan llegar a ser respe-tados entre los modernos métodos educacionales y de terapia, el lenguaje científico y la validación son el único camino posible para hacer un progreso fiable. En mi opinión, es muy improbable que los analistas transaccionales puedan realizar la investigación necesa-ria a menos que ya sean miembros de la comunidad académica, con fondos para la investigación y estudiantes graduados para hacer los estudios; una circunstancia improbable. Además necesitamos aban-donar nuestros neologismos chiflados, como cupón, gancho, patata caliente, racket, etc., y sustituirlos por palabras del diccionario es-tándar.

En este momento, el mejor acercamiento para obtener una vali-dación científica del análisis transaccional, es buscar la investigación en las ciencias conductuales que corroboren nuestros puntos de vista. En mi cargo de Vicepresidente de Investigación e Innovación de ITAA (Asoc. Internacional de Análisis Transaccional) entre los años 2.001 y 2.003, asumí ese proyecto y encontré una amplia co-rroboración de los conceptos de: estar bien, guiones, contratos y de algunos de nuestros métodos cognitivo-conductuales. Los hallazgos están abreviados y publicados en The Script, la revista de ITAA (Steiner, 2.005), pero no tuvieran cabida en el Transactional Analysis Journal. Están disponibles en mi web: www.claudesteiner.com/corro.htm. Es necesaria una mayor investigación para la corroboración a me-dida que la investigación conductista haga progresos adicionales.

CARICIAS; ¿METÁFORAS, MÉTODO O CIENCIA?

Volvamos a examinar el concepto de caricia, que es central para la tesis de este libro: «El amor es la respuesta». ¿Es el concepto de caricia ampliamente metafórico? ¿Es la base de un método efecti-vo? ¿Está científicamente fundamentado?

Las caricias como metáfora. El concepto de caricia es una metáfora extremadamente afortunada de la necesidad de reconoci-miento. Esto generó el aforismo de Berne «Si no te acarician se te secará la médula» (1.964, Pág. 14) y estimuló la escritura de El Cuento de los Peluches Cálidos, que a su vez impactó en la cultura popular creando para el idioma inglés la generalizada frase hecha «cálido y suave».

Las caricias como método. El empleo de caricias como un método de terapia/educación está minuciosamente apoyado en décadas de experiencia con la eficacia de métodos que enfatizan los CDC (cuidados delicados y cariñosos), los grupos de apoyo, y toda clase de grupos que fomentan el contacto, la interacción y tocarse, mucho tiempo antes de cualquier validación científica.

Las caricias como ciencia. No existe a la fecha una investiga-ción contrastada en la que específicamente se nombren las caricias como concepto. No obstante, sobre lo que en el análisis transac-cional nos referimos como caricias, se ha escrito y estudiado de manera extensiva como «contacto», «unión», «intimidad», «calidez», «cuidados delicados y cariñosos», «necesidad de pertenencia», «cer-canía», «relación», «apoyo social», y sí, amor.

Que procurar reconocimiento o caricias («necesidad de perte-nencia») es una motivación humana fundamental ha sido investiga-do por Buameister y Leary (1.995) en una excelente y exhaustiva revisión de la literatura de la cual ellos concluyen que «las eviden-cias existentes apoyan la hipótesis de que la necesidad de pertenen-cia es una motivación poderosa, fundamental y extremadamente omnipresente».

El hecho de que las caricias físicas de cariño son necesarias para mantener la salud mental física y psicológica se ha investigado en numerosos estudios de investigación. Lynch (1.998) y Omish (2.000) nos ofrecen excelentes revisiones de estos estudios, mos-trando la relación universal entre amor y salud.

Estos conceptos también están incluidos en la importantísima serie de estudios reunidos por Bowlby y Ainsworth (1.991) que también apoyan la visión de que el contacto seguro y fiable con un cuidador es esencial para un desarrollo infantil positivo. La totalidad de estos hallazgos se pueden tomar como una innegable corroboración científica del concepto de caricia del análisis transaccional.

Si se va a elaborar una investigación específica sobre las caricias en la comunidad científica, es necesario para que pueda ser investigado definir el concepto rigurosamente. En un esfuerzo para estimular la investigación algún día, intentaré a continuación una definición estricta de las caricias:

1. Una caricia es una unidad de comunicación. En concreto, una caricia es una transacción en la cual una persona (A) transmite in-formación conscientemente a otra persona (B), que la recibe. (Véa-se el capítulo 13 para una explicación de cómo uso el término in-formación aquí).

2. La información transmitida en la caricia de A (el estímulo transaccional según Berne) pretende dar una información sobre B y para B.

3. El reconocimiento de la caricia de A por B (la respuesta tran-saccional según Berne) completa la comunicación.

4. La información contenida en una caricia puede ser (a) una de-claración verbal valorativa o (b) no verbal en forma de un acto o (c) en forma de ambos, verbal y no verbal.

5. La información verbal valorativa contenida en una caricia está primordialmente en forma de adjetivo y puede ser tanto negativa como positiva (guapo, feo, listo, estúpido, bueno, malo, etc.).

6. La información no verbal se personifica en forma de una ac-ción amistosa u hostil (atención, rechazo, sonrisa, fruncir el ceño, caricia, palmada, etc.) acompañada de una emoción correspondien-te de amor (desde el afecto a la pasión) u odio (desde la irritación a la aversión), o de una mezcla de ambos.

7. La respuesta a una caricia variará dependiendo de cuánta de la información de la caricia es recibida por B.

Esperemos que esta definición parcial y provisional del concep-to sea útil para los estudiosos de las caricias. Os invito a que me hagáis vuestras observaciones y hago una oferta en firme de mi experiencia en la materia y en el método experimental para cual-quiera que pueda estar interesado en emprender investigaciones sobre las caricias, especialmente en la efectividad de las caricias como agentes antidepresivos. Pueden contactar conmigo mediante mi página web: www.claudesteiner.com

En resumen:

a. El concepto de caricia es central y una metáfora muy afortu-nada del análisis transaccional, un concepto que une toda la teoría en un sistema limpio como demostraré.

b. Las caricias y su importancia han sido ampliamente corrobo-radas por investigación independiente en la ciencia del comporta-miento.

c. Las caricias se han reconocido como un factor crucialmente importante de sanación por practicantes de la salud y de la psicote-rapia durante siglos.

Investiguemos la teoría centrada en las caricias con más detalle.


PERMISO, PROTECCIÓN, POTENCIA Y EL PADRE CRÍTICO

Las operaciones básicas del método del análisis transaccional –conocidas coloquialmente como las tres P’s– son Permiso, Protec-ción y Potencia. A éstas añadiré Desactivar al Padre Critico.

PERMISO

La primera de las tres P’s del tratamiento del análisis transaccio-nal –el Permiso– es una transacción que está íntimamente unida a la teoría del guión. La teoría del guión propone que la conducta de guión de las personas está controlada por los mandatos del Padre Crítico. El alcoholismo, que muy a menudo es un guión, nos pro-porciona un buen ejemplo.

Eric Berne observó que un alcohólico necesita permiso para no beber. Esto tiene sentido si uno tiene en mente que un alcohólico está envuelto en un guión, y que un guión es el resultado de la pre-sión parental en forma de mandatos y atributos. Como consecuen-cia, y en teoría, el alcohólico tiene órdenes de beber, y necesita permiso para no hacerlo. El concepto de Permiso se vuelve muy claro cuando se aplica, por ejemplo, a un joven alcohólico que está rodeado de compañeros de trabajo que son bebedores serios; pue-de sentir una pérdida de apoyo y de autoestima si decide dejar de beber e ir contra los retos ocultos y manifiestos de sus colegas abu-sadores de sustancias y de su cultura. El mismo mecanismo es apli-cable a una variedad de actividades autodestructivas que requieren de permiso para ser detenidas. Trabajar muy duro o no lo suficiente («Está bien no trabajar tanto» o «Está bien trabajar duro»). Igualmente, tener demasiado sexo o muy poco, ser más o menos amiga-ble, etc.

El Permiso es una transacción en la cual el analista transaccional intenta alinear al cliente con su estado del yo original de Niño Na-tural, libre de mandatos y atributos. El Permiso es una transacción entre múltiples estados del yo. Por parte del analista transaccional, el Padre Nutricio dice a boca llena: «Deja de beber, eso es lo mejor para ti, lo que has de hacer», el Adulto dice «Beber no es una estra-tegia de vida racional», y el Niño dice «Por favor, deja de beber, ¡te está haciendo daño!»

El Permiso requiere la implicación del Niño del alcohólico para que responda a los deseos del Padre y del Niño del analista, que deje de beber. Si su Adulto no está convencido del daño que le provoca la bebida, el Permiso simplemente se transforma en una orden a la que se puede resistir. Por ejemplo, el alcohólico que está a punto de perder su trabajo porque bebe puede ignorar esta decla-ración: «No mantendrás tu trabajo a menos que dejes de beber», ya que, por el contrario, él cree que no mantendrá su trabajo si no puede ser un bebedor social. Por tanto, si no se recibe y acepta el mensaje Adulto-a-Adulto, el permiso no funcionará. La labor tera-péutica en este punto sería reconocer el problema, literal, de que el alcohólico cree que tiene que beber para mantener su trabajo.

Al mismo tiempo, si el Niño del cliente no está abierto al Padre del terapeuta, la información del Adulto carecerá de poder para superar los mandatos del guión. El padre que da el Permiso debería ser el Padre Nutricio y de ninguna manera el Padre Crítico. En oca-siones resulta difícil discernir la diferencia entre estos dos estados del yo, excepto por el tono de la transacción. Por ejemplo, un tera-peuta que trabaja con una mujer que se considera a sí misma pro-miscua puede decirle «Deja de tener sexo con extraños». Depen-diendo del tono de la frase puede significar «Deja de tener sexo con extraños (so puta)», o puede significar «Deja de tener sexo con ex-traños (es una buena idea y tú puedes hacerlo)», que sonará de ma-nera muy diferente.

Por último, el Niño del terapeuta está implicado con su cándido deseo de que el cliente cese de hacerse daño a sí mismo y aprenda a divertirse de forma limpia, buena y sin daño. Aquí es importante que el Niño del terapeuta no colabore secretamente con la «diver-sión» insana que el cliente puede estar obteniendo con su compor-tamiento autodestructivo. Evitar la «transacción de la horca» resulta crucial. En el trabajo con alcohólicos la transacción de la horca ocurre cuando la gente se ríe –normalmente con el alcohólico– de alguna conducta patética y dolorosa de éste. El cliente puede decir «Chico, vaya borrachera la de la noche, estaba tan borracho que me fui a la cama con los zapatos puestos, jajá». Si el terapeuta rompe con una sonrisa divertida, su niño estará tomando partido por el guión autodestructivo del alcohólico, un tipo de transacción común que se debe evitar a toda costa.

El uso del Permiso como maniobra terapéutica puede incluir permiso para pensar, para hablar, para moverse, para pedir, para reír, para llorar, o para dar y recibir, aceptar y rechazar caricias. Por ejemplo, una paciente adicta a la heroína que mejoró muy visible-mente su situación al permanecer limpia durante todo un año nun-ca inició por sí misma relaciones sociales, sino que para mantener el contacto social más bien se unió a cualquier actividad que iniciaban sus escasas amistades. Cuando esto se apreció, se hizo evidente que ella necesitaba Permiso para pedir a la gente el contacto social que necesitaba y que quería. Se le dijo, como parte de su trabajo en casa, que pidiera a alguien que le acompañara a ver una película. Demos-tró ser una tarea muy difícil, que ella no fue capaz de desarrollar en semanas. Esta dificultad se convirtió en el foco principal de la tera-pia, el «punto enfermo» o «impasse» de la paciente más allá del cual ella se tenía que mover para proceder hacia una mejora permanen-te. La insistencia e interés del terapeuta en esta acción concreta y las discusiones que la rodearon tuvieron definitivamente el efecto de-seado. Finalmente se deshizo del fuerte mandato contra hacer peti-ciones a las personas e invitó a un amigo al cine, un acto que de-mostró ser un crucial primer paso en su recuperación definitiva y permanente.

PROTECCIÓN

La Protección es el corolario necesario del Permiso. Dado que el Permiso posibilita al cliente a ir contra los mandatos del Padre Crí-tico y su formidable apoyo social, esto lleva a pensar que el cliente necesitará un apoyo personal fiable, de confianza y musculoso. La experiencia me ha mostrado que cuando la gente abandona su obe-diencia al Padre Crítico experimentan una clase de ansiedad especí-fica debida a la prohibición existencial que dejan atrás. Es contra esa ansiedad para la que la protección está diseñada para actuar. La protección de un terapeuta potente en forma de disponibilidad por teléfono o e-mail, la posibilidad de tener citas personales no pro-gramadas y un apoyo superespecial es crucial en esos instantes. Se debería animar a los miembros del grupo a estar disponibles para dar un apoyo protector cuando sea posible (llamadas de teléfono, actividades juntos, quedar para almorzar o parra un café). Sin estos contactos sociales protectores el cliente estará en riesgo de que le superen los mandatos del guión.

POTENCIA

La Potencia terapéutica se refiere a la capacidad del terapeuta para aportar una cura rápida y esperanzadora. La Potencia del tera-peuta tiene que ser equivalente a la potencia y severidad de los mandatos establecidos en el pasado del cliente. La Potencia conlle-va que el terapeuta está deseando de intentar curar al paciente y de estimar el tiempo y el gasto implicado. Significa que desea enfren-tarse al cliente y ejercer presión para el cambio. Significa que el terapeuta está desando ofrecer Protección al cliente cuando sea necesario. La Potencia, cuando el terapeuta se esfuerza por alcanzar algo, se interpreta a menudo como que implica un deseo de omni-potencia ilegítimo. No obstante, la diferencia entre Potencia y om-nipotencia está bastante clara, y los analistas transaccionales, cons-cientes de sus limitaciones así como de aquellos conceptos de la Potencia terapéutica, apenas están infectados de «fantasías de om-nipotencia» o, en términos transaccionales, de ser enganchados por el papel de Salvador.

El deseo de Potencia terapéutica hace al analista transaccional desear de considerar el uso de cualquier técnica que tenga potencial, o que demuestre funcionar, para completar el contrato; las técnicas terapéuticas son miríadas y están en constante innovación. El tera-peuta potente sabe qué técnicas son éticas, sus ventajas e inconve-nientes, y es capaz de adaptar creativamente las técnicas a las nece-sidades específicas del cliente.


RESUMEN Y APÉNDICE: NOTAS PARA PSICOTERAPEUTAS

Este capítulo es una versión actualizada de un artículo de 1.995, «Treinta Años de Psicoterapia y Análisis Transaccional en 1.500 palabras o menos». Escrito en su momento en un tono provocativo, era en cualquier caso una visión válida. Por fortuna, mi actitud ha madurado; presento para vuestra considera-ción la versión del artículo con más peso.

La práctica del análisis transaccional ha sido adoptada por con-sejeros, educadores, asesores y preparadores, pero el análisis tran-saccional se desarrolló originalmente como una forma de psicote-rapia. Escribo esta sección específicamente con los psicoterapeutas en mente. Si estás deseando leer otra repetición más referente a los contratos, los estados del yo, los juegos, los guiones, el Padre Críti-co o las caricias, aún puedes conseguir otra variante final de mis puntos de vista.

Para mí, la práctica de la psicoterapia fluyó de manera bastante natural desde mi primer trabajo como mecánico de automóviles. Excepto por el hecho de que éstos no estaban sujetos al efecto placebo o a la ayuda de la vertiente curativa de la naturaleza, arre-glar automóviles o curar personas era bastante similar en algunos aspectos. El mandato básico de Berne —»curar pacientes»— era mi mejor aliado: El cliente trae el coche, el mecánico mira bajo el capó, se hace idea de qué va mal, lo repara, y hace una factura. Ésta fue la premisa de Eric al final, como evidencia su última conferencia en 1970 (véase en el capítulo 13 la sección ¿Cómo cambian las personas?, y Berne 1971 en la bibliografía).

Me gustaría pensar que he llegado a ser un terapeuta excelente, que comenzó hace treinta años con una buena actitud y una teoría de primera clase —el AT— y que finalmente aprendió buenas téc-nicas y adquirió sabiduría en alguna medida. Llegué a la psicoterapia a través de la mecánica de automóviles donde había sido testigo de las muchas pequeñas, y en ocasiones enormes, deshonestidades que eran comunes en los mecánicos: cobrando por chapuzas; exageran-do la magnitud del problema para aparentar tener habilidades mági-cas; enganchando al cliente en una relación de dependencia posi-blemente sexualmente rebajada; pretendiendo saber lo que estaba mal cuando no tenía ni idea; durmiéndome en el trabajo; denigran-do al cliente que quería saber e inundándolo con una jerga diseñada para confundirlo; y dándome aires o disfrazando mi ignorancia y mis errores, por nombrar unas pocas variantes de la mentira, los juegos de poder y la pura holgazanería. Afortunadamente, habiendo visto y participado en ocasiones en estos abusos como mecánico, he logrado evitarlos como psicoterapeuta.

Comenzando por el mandato básico, «curar al paciente», noso-tros, que seguimos los dictados de Berne, intentamos lograrlo en la primera sesión. Si fracasamos, nos vamos a casa, pensamos en ello, y lo intentamos otra vez en la segunda sesión, y así sucesivamente hasta que terminamos el trabajo, la mayoría de las veces en un pla-zo de entre uno y dos años. Esto es para volver a enfatizar que el único objetivo del trabajo transaccional es lograr cumplir el contra-to y que el analista transaccional competente permanecerá centrado en ese objetivo, al igual que lo haría cualquier profesional en otras disciplinas maduras.

Tengo en mente tres importantes factores para lograr que el tra-bajo de la psicoterapia esté hecho: actitud, técnica e información. Con la actitud adecuada, la técnica más efectiva y la información más certera, la terapia tendrá un éxito máximo en su objetivo de la cura contractual. Con estos requerimientos ausentes, lo mejor que uno puede esperar es el «poder de la amabilidad» que literalmente es, dado que nos preocupamos sinceramente y que tenemos buenas intenciones, que no se hará daño alguno (excepto quizás para la cuenta bancaria del cliente), y dado que la vertiente curativa de la naturaleza siempre está en funcionamiento, un tercio de nuestros clientes se pondrán bien sin importar lo que hagamos.

I. ACTITUD CARINOSA

Entre los tres factores, la actitud del terapeuta es sin duda la que más inmediatamente se percibe por nuestros clientes y por tanto primus inter pares en importancia.

Una Actitud Liberada del Padre Crítico:

Nada puede crecer en un entorno tóxico. Por tanto, es esencial operar desde una posición carente de transacciones provenientes del Padre Crítico y crear un territorio y entorno radicalmente libre del Padre Crítico en el cual el cliente se sienta seguro y capaz de confiar. La mayoría del entrenamiento terapéutico enseña una actitud agradable, amistosa y confiadamente tolerante, pero estas asun-ciones de actitudes implícitas no son precisamente suficientes para garantizar la resonancia límbica que se requiere para la psicoterapia verdaderamente potente.

Admitiré objeciones sobre la terminología (Padre Crítico, Ene-migo, Opresor, Crítico Interno, lo que quieras), pero el principio —No al Padre Crítico— no está abierto a discusión. Una zona libre del Padre Crítico está libre de juegos de poder, y de mentiras en particular. Sin excepciones; sin mentirijillas, mentiras piadosas o mentiras «terapéuticas». Sin mentiras por omisión que escondan hechos importantes, ni técnicas paradójicas que se basan en la mis-tificación. Sin mentir sobre lo que queremos y sobre cómo nos sentimos. Libre del Padre Crítico significa libre de juicios negativos prejuiciosos, no importa lo bien que aparenten; libre de coerción, no importa lo terapéutico que pueda ser considerado.

Un entorno radicalmente libre del Padre Crítico es la condición indispensable para la liberación de las energías sanadoras del Niño, que alimentan el proceso positivo límbico y que hacen posible darle la vuelta a las decisiones de guión. Debemos permanecer libres de ese resentimiento o ira —del cual el terapeuta es completamente responsable— que es la consecuencia inevitable del Rescate. Rescatar, definido como hacer más de lo que a uno le corresponde o hacer algo que uno no quiere hacer, es un serio error terapéutico que lleva inevitablemente a la Persecución. Libre del Padre Critico significa que cualquier enfado o resentimiento persecutorio dispara-rá una decisión de buscar una supervisión orientada a tratarlo y a eliminar esos sentimientos negativos.

Actitud Nutricia:

La actitud adecuada tiene como su principal personificación a un Padre Nutricio activo y cariñoso; un interés cálido y protector que señala: «Te vigilaré y respaldaré mientras la naturaleza y tú hacéis la curación», la combinación de amor incondicional materno, paterno y fraterno, el único poder humano que es capaz de imbuir al Niño desesperado, triste, decepcionado y atemorizado con la esperanza y energía para levantarse y andar el camino. La actitud nutricia necesi-ta ser encaminada al terapeuta tanto como al cliente dado que las habilidades sanadoras potentes se basan igualmente en el amor a uno mismo como en el amor a otros.

Actitud Adulta:

El amor a uno mismo y el amor a otros son esenciales para un buen trabajo terapéutico. Igualmente importante es el amor a la verdad; el tercer componente esencial de una actitud efectiva. El analista transaccional debe ser capaz de centrarse en el Adulto, con una mente abierta y pragmática, preparado para mantenerse firme e incluso aceptar información nueva y contradictoria. Esta actitud implica la desapasionada resistencia mental para estar junto a lo que uno cree, y al mismo tiempo la apertura mental para cambiar inme-diatamente la percepción y opinión de uno, cuando los hechos lo demandan.

La declaración que resume una buena actitud es «confrontación cariñosa», también conocido como «amor duro». Prefiero confron-tación cariñosa porque la dureza se puede deslizar más fácilmente hacia la Persecución y a los otros dos papeles del juego. Pero la confrontación cariñosa, libre del Padre Crítico, con una dosis sana de cuidado, bajo la guía descontaminada del adulto, es la actitud adecuada según mi opinión.

II. TÉCNICA

La técnica en cuestión, por supuesto, es el análisis transaccional, que es (perdóname la repetición interminable de un concepto tan básico) analizar transacciones. Esto significa que lo primero no es analizar la estructura de los estados del yo o la historia personal (la cual, aun siendo a menudo útil y relevante, no es central). Ni nos centraremos en la psique y el psicoanálisis, una avenida que ha sido intentada y que fue específicamente abandonada por Berne como línea principal efectiva de teoría y técnica. (Si vamos a llamarnos a nosotros mismos analistas transaccionales, no deberíamos volver atrás hacia el pensamiento y lenguaje psicoanalítico). Las tres técni-cas terapéuticas del análisis transaccional son los contratos, las pre-guntas y las transacciones sanadoras.

Contratos:

El contrato es el mecanismo de respuesta básico de este acerca-miento a la psicoterapia. Establece cuáles son los fines de la terapia y cuáles serán los criterios de su cumplimiento. Nivela el campo de juego entre terapeuta y cliente usando un lenguaje sencillo y com-prensible, y hace posible verificar y corregir la marcha de la terapia. Junto a los obvios y reconocidos efectos beneficiosos de los contra-tos terapéuticos, el contrato separa de forma dramática y radical a la terapia de las terapias no contractuales y la impulsa hacia el la van-guardia de la moderna psicoterapia; la terapia de la era de la infor-mación. De hecho, los consumidores modernos se están volviendo escépticos hacia los sistemas de terapia que están cargados de pseu-do-hechos; en vez de esto esperan resultados. Dado que hoy en día hay más aspirantes a terapeutas que clientes buscando terapia, re-sulta inevitable que las técnicas y métodos antiguos, no comproba-dos y no demostrados, finalmente se extinguirán en todo caso.

Preguntas:

Un buen terapeuta sigue haciendo preguntas en vez de «estable-cer un diagnóstico». Es decir, la terapia efectiva está libre de térmi-nos fácilmente citados pero básicamente sin sentido como «esqui-zofrénico», «borderline», «pasivo», «contaminado», «guión de perde-dor», «racket» y demás jerga psiquiátrica, a menudo denigrante. En vez de buscar un diagnóstico psiquiátrico, estoy proponiendo que establezcamos primero una atmósfera de verdad que pueda reafir-mar al cliente de que está seguro para ser completamente honesto en sus respuestas. Dado este deseo de ser abierto y de no guardar secretos, el terapeuta puede reunir información significativa hacien-do cuantas preguntas profundas, atrevidas y penetrantes sean nece-sarias para averiguar lo que realmente está pasando con el cliente. Con la información así reunida, podemos llegar a una imagen lúcida y tridimensional del cliente que realmente comprenderemos, más que simplemente encontrar algo que encaje en el manual diagnosti-co. Esta representación tridimensional del cliente, muy parecida a un holograma en el que cada trozo de información es parte de la totalidad de la imagen, nos ayuda a ofrecer un plan de tratamiento personalizado, creativo, abierto a revisión, auto-corregible y efecti-vo que no ofrece ningún manual de diagnóstico.

Transacciones Sanadoras:

Dado que aceptamos el propósito de la terapia, la cuestión sur-ge: «¿Qué hay que hacer para que la sanación se pueda producir?» Tres elementos ampliamente descritos en este libro muestran ese proceso: Permiso, Protección y Potencia. Si estás harto de tanta repetición, por favor salta a la siguiente sección: Información.

1. Permiso: El principio universal que Berne resumió cuando de-cía «Las personas nacen príncipes y princesas y luego sus padres las convierten en ranas», implica que pueden retornar a ser lo que eran mediante el beso de un analista transaccional. Por ejemplo, que el proceso de la terapia consiste en lo opuesto a sucesos profunda-mente influyentes de la infancia. Los eventos en cuestión dispara-ron las decisiones, sensibles en la fecha en que se hicieron, que es-taban basadas en la información disponible para la personita, a me-nudo bajo las condiciones de un estrés traumático.

El permiso es el proceso en el cual el terapeuta obsequia al clien-te con una información actualizada y le sugiere que es apropiado prescindir de decisiones vitales previas, de tal forma que se pueden tomar nuevas decisiones: confiar en las personas, buscar el contacto humano, volverse activo en la auto-conservación, aprender, expre-sar anhelos profundos, y dejar de rechazarse o envenenarse a uno mismo. Continuando con esta transacción de permiso en marcha, la terapia implica fundamentalmente proteger el proceso natural de sanación tal como tiene lugar.

2. Protección: El camino a la salud tiene una fuerte oposición de la cultura de violencia y dominación basada en el Padre Crítico. Esta cultura tóxica está propagada y reforzada mediante las transaccio-nes del Padre Crítico. Es trabajo del terapeuta, una vez ofrecido Permiso, proporcionar Protección (véase el capítulo 10) a la oposi-ción —interna y externa— del Padre Crítico para que el proceso de cambio pueda seguir su curso.

3. Potencia: Las funciones combinadas del Permiso y la Protec-ción definen la Potencia del terapeuta como facilitador del proceso natural de sanación. El hecho es que la maravillosa auto-sanación de la naturaleza se puede desbaratar. El proceso de sanación tiene formas de tratar con pequeñas incompetencias pero se puede ver superada; se sabe de gente que ha muerto por una infección que comenzó por un pequeño corte de un papel. Lo mismo resulta cier-to para las heridas emocionales que afectan a las personas: la Natu-raleza está preparada para restaurar la salud con la ayuda de un sa-nador competente, pero también la naturaleza se puede ver supera-da por un trauma continuo y por una ayuda incompetente. En el caso de la psicoterapia, hoy esta incompetencia ocurre fundamen-talmente bajo la forma de la pasividad del terapeuta e incluso la negligencia por un lado, o por la administración de fármacos cie-gamente errónea, especialmente el «cóctel farmacológico», por el otro. Es tarea del terapeuta potente evitar tales influencias sabotea-doras y permitir hacer su trabajo a la mano sanadora de la naturale-za. El mayor impedimento para la Potencia es hybris, la arrogancia autocomplaciente del terapeuta que se imagina a sí mismo como quien hace el movimiento de apertura del proceso de sanación más que como su humilde facilitador. Por otro lado, el amor es el mayor potenciador de la Potencia; amor al cliente, amor a uno mismo y amor a la verdad.

III. INFORMACIÓN

El tercer y último ingrediente básico de la buena psicoterapia es la información acertada y válida. En psicoterapia, hemos recorrido un largo trecho desde el punto en que se creía que la curación lle-gaba mediante el alivio de la presión en el cerebro con trepanación y sangrías, o, incluso, por la simple conversación.

La práctica de la psicoterapia ya no es un proceso por el cual re-ajustamos energías y liberamos presiones (aunque a veces hagamos ambas cosas). Sabemos que se necesita algo más que eso para satis-facer las necesidades de los modernos e inteligentes consumidores actuales de servicios psicoterapéuticos, quienes esperan de nosotros que apliquemos un proceso en el cual se intercambie una informa-ción válida, útil y constructiva, sujeta a modificación por la retroa-limentación.

En los cincuenta años pasados desde que recibí mi autorización para la práctica de la psicoterapia, mucho es lo que aprendí sobre qué es útil en la profesión y qué no lo es. Aquí están cuatro áreas de las cuales ahora tenemos información esencial para la persecución de eficientes curas terapéuticas.

Cuerpo-Mente.

1. Caricias: Es esencial un suministro abundante de caricias posi-tivas para la salud mental y física. Sorpresa: la depresión está causa-da por un déficit de caricias, falta de ejercicio, una mala vivienda y un trabajo repugnante o ningún trabajo en absoluto. Caricias, ejer-cicio, un buen cobijo y buen trabajo funcionarán mejor que el Pro-zac. Un tratamiento contractual de grupo de análisis transaccional es la fuente más efectiva del apoyo y de las caricias necesarias para facilitar el proceso de sanación.

2. Educación Emocional: Las emociones son las representantes del cuerpo en la vida mental de las personas. Conociendo las de uno y las emociones de los otros es absolutamente esencial para una vida efectiva. Otra sorpresa: Yo te puedo hacer sentir (bien y mal) y viceversa.

3. Somos Animales: Como descendientes de los chimpancés, mu-cho de lo que queremos y de lo que a menudo hacemos está enrai-zado en nuestra naturaleza e impulso animal. Estos impulsos han de ser reconocidos antes de que los podamos domar y poner al servicio de la cooperación y bienestar de una sociedad moderna democrática y cooperativa.

4. Somos Lo Que Comemos: El bienestar está en conexión con lo que consumimos. La comida basura es dañina para nuestra salud mental; pasa lo mismo con la información basura. También lo es el uso inapropiado de la nicotina, la cafeína, las drogas legales con o sin receta, las drogas ilegales y —lo más importante— el alcohol. La adicción, la dependencia química (un asunto distinto a la adic-ción) y el uso apropiado de fármacos y la sobriedad deben ser am-pliamente comprendidas por el terapeuta efectivo.

Abuso de Poder

El poder y las relaciones de poder —abusivas y cooperativas— son aspectos esenciales de la vida y tienen un poderoso efecto en el bienestar emocional.

1. No a los Juegos de Poder: Necesitamos entender la diferencia en-tre estar por encima, estar por abajo e igualdad. Debe ser entendido y radicalmente evitado el abuso de poder en el proceso terapéutico, específicamente el sexual, pero también el enfado sutil y la violencia y acoso emocional.

2. Marte y Venus: Las relaciones de género están en el núcleo de la mayoría de las dificultades entre las personas. Sexismo, feminis-mo, liberación del hombre y la importancia y extensión de las dife-rencias innatas y de género en las relaciones de género deben ser ampliamente comprendidas por el buen terapeuta.

3. Opresión: Pertenecer a minorías oprimidas resulta decisivo en la vida de las personas. Necesitamos entender las presiones tóxicas, y a menuda violentas, sobre jóvenes y ancianos, pobres, gays y les-bianas, obesos, deficientes, el tercer mundo y otra gente vulnerable.

4. Sexo y Niños: El abuso sexual y emocional sobre los niños fue enterrado como cuestión de los psicoterapeutas a principios del siglo pasado por el fatal error teórico de Freud; postular que el re-cuerdo de abuso sexual de la mujer adulta era meramente un deseo de cumplir fantasías. De hecho muchos de nuestros clientes, mas-culinos y femeninos, fueron de niños abusados sexual y emocio-nalmente. Esto hay que considerarlo, teniendo en mente que los recuerdos recuperados no son una prueba y un acusado es inocente hasta que se demuestra su culpabilidad.

5. Trauma: La vida está acompañada de estrés, ansiedad y dolor; las heridas, el abuso, el temor y la desgracia son parte de una vida normal. Cuando estos factores estresantes se acumulan, o se hacen lo suficientemente grandes o permanentes pueden exceder nuestra capacidad para manejarlos. Cuando el estrés normal cruza el umbral de manejabilidad y se convierte en trauma sufrimos cambios físicos y psicológicos que se pueden volver permanentes y crear toda suer-te de síntomas. Los ataques de ansiedad y de pánico, los enojos, los dolores crónicos, las pesadillas, la depresión, la drogodependencia y la adicción, y la inmunodeficiencia ante la enfermedad son todos resultados posibles del trauma. La mano sanadora de la naturaleza puede que no sea capaz de reestablecer el equilibrio y necesite de un apoyo conocedor del asunto y paciente para estos casos.

Trascendencia

El camino de las personas a través de la vida desde el nacimiento hasta la muerte es un área nueva e importante de información. Se deben comprender el paso del tiempo, las crisis vitales, nacimiento, envejecimiento y muerte, los trabajos penosos y los lutos. El suici-dio se debe considerar como una cuestión. Espiritualidad, valores, la experiencia religiosa y el poder de la trascendencia son cuestiones esenciales en la práctica efectiva.

¿Por qué Análisis Transaccional?

Nombraré algunas de las nuevas e interminablemente proliferan-tes técnicas útiles para aportar los resultados deseados: acercamien-to cognitivo-conductual, tareas caseras, interpretación de papeles y psicodrama, entrenamiento en asertividad, bio-feedback, relajación, ensoñación guiada, bioenergética, meditación, separaciones tera-péuticas y otras medidas profilácticas para la terapia de familia y de relaciones, y por último pero no por ello menos importante, técni-cas para derrotar al Padre Crítico. Cualquiera de estas técnicas pue-den ser útiles para facilitar el proceso del Permiso y la Protección.

Con qué puede contribuir el análisis transaccional a este proceso? El hecho es que el analista transaccional entrenado está ópti-mamente equipado, como se detalla:

Estamos capacitados para observar el proceso transaccional y analizarlo como un medio de intercambio de información.

Estamos capacitados para distinguir tres estados del yo diferen-tes y las variadas combinaciones de transacciones que pueden ocu-rrir entre los tres diferentes niveles de significado intercambiado entre ellos. Somos conscientes de las peculiares características de las transacciones Padre a Niño comparadas con las transacciones de Adulto a Adulto, los componentes abiertos y ocultos de las tran-sacciones y los efectos de las transacciones cruzadas y angulares.

Comprendemos la patología de las transacciones. Sabemos có-mo un intento de comunicación se puede convertir en un juego y sabemos cómo ayudar a la gente a parar estos patrones dolorosos de intercambio de información y caricias. Tenemos técnicas para ayudar a la gente a amar y a ser correspondidos con el amor.

Sabemos las características de las transacciones sanas —ricas en caricias positivas— y cómo dar a las personas permiso y protección para engancharse a ellas. Sabemos como responder a las mentiras y como ayudar a la gente para dejar de mentir y dejar de aceptar las mentiras de otros.

Finalmente, conocemos la importancia del contrato terapéutico y estamos habilitados para establecer tales contratos. El tipo de predicción y control que es necesario para lograr la finalización de un contrato anima al uso de la información válida más que de la opinión, la especulación, el prejuicio, ad hominen o la información falsa. Nos damos cuenta de que el cambio deseado por el cliente no va a ocurrir mágicamente o mediante una amplia discusión de los recuerdos infantiles o los sueños, sino por la información válida, efectiva, creadora de ordenamiento (que puede incluir experiencias infantiles y sueños) que se aplica al proceso.

Una terapeuta honesta se gana la vida con su trabajo y es cons-ciente de su tarea. Es humilde como para que, al final, ayude al cliente: una combinación de poder sanador de la naturaleza, los esfuerzos del cliente por hacerse responsable y aportar cambios, y la guía y las habilidades del terapeuta. En cada sesión, ella revisa qué progresos se están haciendo, se regocija abiertamente con los cambios positivos del cliente siendo analítica sobre el proceso y usando la información más avanzada para estar al corriente de su trabajo. Reconoce la individualidad única de cada cliente y aplica su creatividad a la dificultad específica del cliente. Surte de permiso para el cambio, de protección contra los demonios que acosan al cliente en nuevas y extrañas aguas. Y ofrece atención y dedicación constante y potente a todo el proceso. Su amor a la verdad la man-tiene honesta sobre los efectos de su terapia; positiva, negativa o neutra.

Ésta es la información, añadida a la que provee cualquier entre-namiento profesional, que debemos estudiar y dominar para califi-carnos como sanadores de almas efectivos, productivos y postmo-dernos: Actitud Amorosa, Técnica Efectiva e Información Válida; así de sencillo. ¿Alguna pregunta?


ÚLTIMAS PALABRAS

Durante el último medio siglo he escrito de manera ininterrum-pida sobre análisis transaccional. Tras quince años de infatigable edición de mi obra, mi querida esposa, Jude Steiner-Hall (también conocida como Jenae Marks), me confesó que estaba cansada de leer las mismas ideas una y otra vez. Durante mucho tiempo me había animado a consolidar mis teorías en una única pieza académi-camente respetable. Se me ocurrió que así lo haría como prepara-ción para moverme a nuevas percepciones, y eso es lo que he hecho con este libro.

Con lo valioso que se vuelve el tiempo en mis próximos años de vida, espero usarlo para perfeccionar lo que tanto he desarrollado sin repetirme a mí mismo. El interés que me surge está en la nueva era de la información y cómo puede ayudar a redimir la desgraciada situación a la que se enfrenta la humanidad.

Siempre poderoso en las cuestiones humanas, el amor solo no ha estado a la altura de la ocasión en esta tarea redentora. Asociado con la información, el amor, creo, es aún la respuesta.

El amor es la respuesta.

Claude Steiner

Berkeley, 2009

 

ÍNDICE

Prólogo

Prefacio y Reconocimientos

Introducción

Primera Parte

Quo Vadis AT? Las Políticas del Corazón

Primera Parte. Introducción

1. El Análisis Transaccional en el Siglo XXI

Yo estoy bien / tú estás bien · La aversión de Berne por la política · La política personal de Berne · El análisis transaccional y el avance de la democracia · Psicolo-gía de la liberación · ¿Cuáles son las premisas de la psicología de la liberación?

2. La Invención del Corazón Humano

Los memes y el cerebro · La anatomía del amor: El cerebro triuno · El cerebro reptiliano · El cerebro límbico · El neocórtex · Estados del yo · El funcionamiento del cerebro triuno · Visisón desde el análisis transaccional · ¿Por qué tres estados del yo? · ¿Qué tiene que ver el amor con esto? · El campo de batalla del amor en la adolescencia · La evolución del amor · Los enemigos del amor

3. Amor, la Economía de Caricias y el Padre Critico

El cuento de los Peluches Cálidos · La economía de las caricias. Definición · La economía de las caricias. Historia · La ciudad de las caricias · Resonancia límbica · El Padre Crítico · El Padre Crítico al descubierto · Encantado de conocerle, es-pero que acierte mi nombre · Mientras, en el corral de los que están bien · Abrien-do el corazón (teoría) · Abriendo el corazón (la puesta en práctica)

4. La relación del Amor con el Poder

Definición de poder · La importancia política del poder · El abuso de poder en las relaciones humanas · Juegos de poder · Poder y Amor; la creación de la escasez · La escasez de poder; la impotencia · El Control fuera de control vs. El Carisma

Primera Parte. Conclusión

Segunda Parte

La Teoría

Segunda Parte. Introducción: Metáfora, Método, Ciencia

5. Juegos y Guiones

Los juegos en que participamos para conseguir amor · Los guiones que las personas viven para darle sentido a sus vidas

6. Introducción a las Emociones

Breve historia del analfabetismo emocional · ¡No te puedo hacer sentir, no me pue-des hacer sentir! · “¡Eres simplemente un paranoico!” · Inspeccionando el paisaje emocional · Educación emocional y análisis transaccional

7. Análisis Transaccional Centrado en el Corazón

Premisas básicas · I. Propósito y función del análisis transaccional · II. Transac-ciones y caricias · III. Poder: uso y abuso · IV. Juegos y guiones · V. Estados del yo · VI. El Padre Crítico: del patriarcado a la democracia · VII. La práctica del análisis transaccional: El Corazón del Asunto

8. Siete Fuentes de Poder Centrado en el Corazón; Mayor Nivel de Perfeccionamiento

Equilibrio · Pasión · Control · Amor · Comunicación · Información · Trascen-dencia

Segunda Parte. Conclusión

Tercera Parte

La Práctica

Tercera Parte. Introducción

9. El Contrato

Estudio de caso de un contrato · Mutuo consentimiento informado · Probemos de nuevo · Compensación · Un poco de ayuda de nuestros amigos · Contrato de coope-ración · Sin mentiras

10. Permiso, Protección, Potencia y el Padre Crítico

Permiso · Protección · Potencia

11. Desactivando el Padre Crítico

El ejercicio del Padre Crítico

12. Entrenamiento en Educación Emocional: La aplicación del Análisis Transaccional a las Emociones

Teoría de la Educación Emocional · Una escala de conciencia emocional · La ex-periencia fundamental · La barrera verbal · Diferenciación · Causalidad · Empa-tía · Interactividad · ??? · Sensaciones físicas · Adormecimiento · Educación emo-cional y análisis transaccional · Educación emocional en el mundo real

13. El Análisis Transaccional en la Era de la Información

Presiones sobre el cerebro · Introducir información · ¿Cómo cambian las personas? · La información como motor principal · Hambre de información · Información y análisis transaccional; hambre de caricias · Los mensajes de guión como informa-ción · Mentiras e información · La información en la era de la información · El análisis transaccional como una psiquiatría y psicología de la información

Tercera Parte. Conclusión

Resumen: Notas para Psicoterapeutas

Últimas Palabras

Bibliografía

                                    Regresar a Home page?